criptomonedas

¿Bitcoin es una burbuja?

La revista The Economist está segura: El bitcoin es una burbuja a punto de estallar. Pero esta preocupación no es nueva, sino que se remonta a 2011, cuando el precio de Bitcoin acababa de subir a 33 dólares y luego volvió a bajar a 2,75 dólares. 

Una búsqueda rápida te mostrará que ha habido más artículos sobre como el «bitcoin es una burbuja a punto de estallar» a lo largo de los úlitmos 6 años. Imagínate un lector atento de noticias financieras que decidió, convencido, renunciar a cualquier idea de compra de esta moneda virtual: Habría perdido la oportunidad de hacer una inversión moderada de 100$ con los que comprar unos 40 bitcoins, que hoy valdrían alrededor de $ 400.000.

Saber si hay una burbuja y cuando va a estallar es muy complicado. La única forma de acertar es anunciar una burbuja todos los días para el día que suceda poder decir el «Yo ya lo dije».

Pero ¿Qué es una burbuja?

Aparece una burbuja cuando un activo tiene un valor muy diferente de su valor fundamental. Ocurre cuando en lugar de buscar comprar un activo en función de sus prestaciones, la gente comienza a comprarlo porque sube, quiere seguir la ola y vender a un precio más alto antes de que el valor vuelva. 

Como esos dibujos animados en los que los personajes se lanzan una bomba encendida, esperando que no sean ellos quienes la sostengan cuando les explote en la cara. Inicialmente comienza una burbuja porque hay incertidumbre sobre los fundamentos. Los precios inmobiliarios, por ejemplo, a largo plazo, dependen de la oferta y la demanda, la escasez de espacio disponible, las técnicas de construcción, la cantidad de personas que deseen establecerse en una ciudad y su poder adquisitivo, las tasas de interés a las que pueden pedir prestado, etc. 

Si deseas estimar estos parámetros para los próximos 15 años, es muy complicado; por otro lado, a medida que pasa el tiempo aparece el «valor fundamental». Para la acción de una empresa, el razonamiento es el mismo considerando el valor fundamental como el valor de las ganancias futuras de la empresa.

Pero para una criptomoneda como el bitcoin, el razonamiento es bastante problemático: su valor fundamental es cero. El Bitcoin no es más que una burbuja ahora; el único motivo de su detención puede ser vendérselo a otra persona, por lo que es una pura creencia compartida. Pero después de todo, el bitcoin no está solo en este caso.

Considera el oro. Ciertamente, a diferencia de bitcoin, tiene un valor intrínseco en sí mismo: se puede utilizar como materia prima en joyería, electrónica y dentaduras postizas. Pero su valor real no guarda proporción con estos usos. Al famoso inversor Warren Buffet le gusta recordar que todo el oro del mundo representa alrededor de 171.000 toneladas, cuyo valor es de alrededor de $ 7 billones.

Por $ 7 billones, puede comprar las 10 empresas más grandes del mundo  ; o todas las tierras agrícolas de los EE. UU., más 10 ExxonMobil; y todavía le quedarían un billón de dólares para sus gastos de bolsillo. Todos estos activos le permitirían ganar cientos de miles de millones de dólares en ingresos cada año. O podrías tener un bonito cubo brillante que no te genere nada. El valor del oro es una burbuja independientemente de cómo se mire.

Pero es una burbuja que ha durado milenios. Hay personas que guardan oro debajo de sus colchones, escondido en su casa, porque nunca se sabe lo que podría pasar; otros que lo guardan en una caja fuerte en el banco, preferiblemente en un paraíso fiscal; personas que lo llevan en una maleta de un país a otro para escapar de la represión política; personas que lo compran todos los días solo con la certeza de que siempre habrá alguien que lo vuelva a comprar a este alto precio. 

El oro es como esos cuadros cuidadosamente escondidos en un cobertizo o comprados a precios ridículamente altos; aquellos activos que se pueden negociar de forma casi anónima en cualquier parte del mundo, que contienen un valor enorme en un volumen pequeño y que se puede ahorrar si todo lo demás sale mal.

En busca de valor fundamental

Y si razonamos desde este punto de vista , el mundo actual se caracteriza por un lado por una mayor demanda de este tipo de activos (porque cada vez hay más gente que se enriquece ) y una oferta limitada, no hay muchas obras de arte importantes en el mercado, y el oro se utiliza cada vez más en China e India. Por tanto, existe una necesidad real de alternativas. Según el economista T. Cowen, esto podría alcanzar fácilmente un valor agregado de 600 mil millones de dolares para todas las criptomonedas, el doble del valor actual. Y eso representaría menos del 40% del valor total del oro disponible en el mundo. Visto así, la valoración de bitcoin no parece tan absurda.

Hay otras formas de pensar sobre el tema. Daniel Davies consideró así que bitcoin era la moneda específica de un conjunto de transacciones ( transacciones ilegales, ante todo tráfico de drogas), ya que una moneda nacional es la moneda específica de las transacciones en un país. Es cierto que es una moneda mal diseñada y que fluctúa mucho, pero apenas existen alternativas. 

En Venezuela, la gente sigue usando la moneda nacional incluso si su valor colapsa. Los alemanes, los zimbabuenses, continuaron usando su moneda nacional durante la hiperinflación. Por tanto, su valor se define considerando el valor de las transacciones que permite comparar con la cantidad de dinero disponible: esto da una valoración distinta de cero, alrededor de 600 dólares.

La historia se hace realidad

Para las personas que disfrutan de la narrativa de bitcoin, su valor intrínseco es potencialmente alto. Para las personas que lo odian, ella es mucho más débil. Toda la extrañeza de bitcoin es que es objeto de un conflicto entre narrativas contradictorias, sin saber cuál ganará. El valor del oro proviene sobre todo de la creencia en una historia, alimentada por leyendas y mitos (el oro del rey Midas, el oro de los incas, la fiebre del oro). 

El Bitcoin tiene su historia legendaria, su misterioso creador, sus «mineros» que consumen tanta energía como Marruecos para producir la nada. Si crees que el Bitcoin es una burbuja peligrosa, entonces esta historia no le atraerá demasiado. 

Nosotros sabemos que las historias pueden crear la realidad . Todavía no sabemos qué narrativa eventualmente cristalizará y dará forma al destino de Bitcoin. ¿600? ¿Cero? ¿20.000? Todo esto es posible. Pero un consejo, no inviertas todos tus ahorros en él.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *