Diez consejos para trabajar desde casa si tienes hijos

Para evitar la propagación del corona, este año muchos han tenido que trabajar desde casa. ¿Cómo hacerlo, si también tienes hijos que exigen tu atención? 

Y es que en muchos lugares las escuelas vuelven a estar cerradas nuevamente, lo que significa que muchos padres que trabajan no solo son empleados, sino también maestros de escuela o cuidadores de niños a tiempo completo. Trabajar desde casa mientras los niños (pequeños) exigen su atención no siempre es fácil. Por eso hemos recopilado diez consejos básicos para conseguirlo.

1. Crea tu propio espacio de trabajo

Al igual que en la oficina, es importante tener un lugar propio donde poder trabajar en paz. ¿Tiene una casa espaciosa? Pues convierte una de las habitaciones de la casa en una oficina. Si tiene menos espacio a su disposición, configure un rincón específico como lugar de trabajo. Lo más importante es que pueda empezar aquí.

2. Aproveche la mañana

La gran ventaja de trabajar desde casa es que ya no tiene que desplazarse al trabajo y, por lo tanto, le queda algo de tiempo todos los días: sin atascos ni momentos de estrés para preparar a sus hijos para la escuela. Haga un buen uso de esto. Por ejemplo, deje que sus hijos duerman un poco más para que pueda empezar a trabajar. De esa manera, puede irse a la cama un poco más temprano por la noche, de modo que tenga más tiempo para poder hacer algo divertido con sus hijos.

3. Ofrezca variedad a sus hijos

Para mantener a sus hijos ocupados, es útil programar actividades. Pueden hacer algunas actividades más tranquilas por su cuenta, como manualidades o pintura y salir a jugar al escondite o en el jardín si necesitan algo más de actividad. 

Al igual que en la escuela, puedes dividir la sala de estar en diferentes rincones de juego: un rincón de manualidades, un rincón de lectura… ¿Tiene programada una conferencia telefónica? Pues mantenga ocupados a sus hijos dejándolos ver la televisión o jugar a videojuegos. Además, es importante no ofrecer todo el mismo día, sino alternar entre diferentes actividades. De esa forma sus hijos no se aburrirán.

4. Establezca una buena rutina diaria

Mantener a los niños ocupados mientras usted está en el trabajo es un desafío, especialmente si es necesario durante un largo período de tiempo. Por eso puede ser útil mantener una rutina diaria y, por ejemplo, dividir el día en diferentes bloques para tus hijos. Por ejemplo, puede programar una hora de tarea, seguida de una hora creativa para dibujar y luego una hora de juego libre en la que sus hijos pueden usar su energía, por ejemplo, para jugar al aire libre. Organizar el día de esta manera mantendrá a sus hijos ocupados, al mismo tiempo que mantendrán el ritmo de la escuela.

También es fundamental para ti estructurar tu jornada laboral. Organice sus tareas en orden de urgencia y asegúrese de poder hacer las tareas más difíciles cuando todo esté más tranquilo. Al mantener una rutina con toda la familia todos los días, los niños también se adaptarán más rápidamente a la nueva situación y a su ritmo de trabajo.

5. Déle metas a sus hijos

Unas pocas semanas sin clases obviamente afectan a los niños. Al darles a sus hijos un poco de tarea todos los días, no se retrasarán demasiado. Determine cada día qué ejercicios hacer y cuándo completarlos. Una vez que haya terminado de trabajar usted mismo, puede tomarse el tiempo para realizar los ejercicios con sus hijos. De esta forma su hijo aprende a organizar el día por sí mismo.

Los niños mayores también se pueden colaborar en las tareas del hogar. Por ejemplo, pídales que laven el coche, que quiten las malas hierbas, que frieguen los platos o que ordenen su habitación. De esta manera se mantienen ocupados y usted tiene más tiempo para su trabajo.

6. Organice la semana con antelación

Para evitar el contacto con otras personas tanto como sea posible, es aconsejable hacer todas sus compras semanales a la vez. Para ahorrar tiempo, puede cocinar con antelación el fin de semana, lo que le brindará más tiempo para la familia o el trabajo durante la semana. Quizás sus hijos mayores puedan ayudarlo a pelar patatas u otros trabajos de preparación en la cocina.

7. Aproveche las siestas de la tarde

¿Tienes niños pequeños que duermen la siesta por la tarde? Entonces aprovechelo para trabajar duro durante la siesta. De esta manera, estará menos estresado cuando le cueste más contentrarse durante su tiempo de juego.

8. Elija el mejor momento para las videoconferencias

Si tiene contacto diario con colegas a través de video, asegúrese de programar esas reuniones en un momento tranquilo para que no lo interrumpan demasiado. Por ejemplo, haga esto temprano en la mañana, cuando sus hijos todavía estén dormidos, o en un momento en el que puedan ver televisión o jugar con la play. Y si sus hijos aparecen en la pantalla, ¡No se preocupe! Todos están juntos en esto y seguro que les gustará ver una parte de su vida privada.

9. Alterne con tu pareja

Cuando tanto usted como su pareja trabajen desde casa, es útil dividir el tiempo que pasan con los niños. Mientras uno de los padres se ocupa de los niños, el otro puede concentrarse en el trabajo. De esta manera, los niños no se sentirán desatendidos y ambos podrán trabajar concentrados durante varias horas al día.

10. Garantizar un buen equilibrio entre la vida privada y el trabajo.

Por último, es fundamental controlar el equilibrio entre la vida laboral y personal. Cuando termine su trabajo del día, apague su ordenador y disfrute de la noche. Por ejemplo, planifique algo divertido, como una noche de juegos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *