ejército

El ejército fortalece la tecnología del futuro con robots musculosos

La realidad es que los robots están avanzado a pasos agigantados. «Y es que los actuales sistemas robóticos integran mucho tejido muscular, lo cual les genera una agilidad y versatilidad nunca antes vistas», dijeron investigadores del Ejército.

Investigadores del Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército de EE. UU., conocido como DEVCOM (Laboratorio de Investigación del Ejército) han comenzado a colaborar con la Universidad de Duke y la Universidad de Carolina del Norte en estudios sobre robótica biohíbrida.

«Aunque son impresionantes ya de por si, los robots de hoy se despliegan para cumplir un propósito limitado y luego se recuperan unos minutos más tarde», dijo el Dr. Dean Culver, científico investigador del laboratorio. «ARL desea que los robots puedan llegar a ser compañeros de equipo polivalentes, con capacidad de desplazarse a cualquier sitio al igual que los soldados e incluso mejorando a estos, y que consigan adaptarse a cualquier circunstancia dada». La robótica biohíbrida consigue integrar organismos vivos a sistemas mecánicos con el objetivo de incrementar el rendimiento.

«Los organismos superan a los robots diseñados de muchas maneras. ¿Por qué no utilizar componentes biológicos para lograr esas extraordinarias capacidades?» Culver preguntó retóricamente. La propuesta del equipo involucra el comportamiento de las proteínas que impulsan el rendimiento muscular , dijo.

Los sistemas robóticos llenos de tejido muscular producen una agilidad y versatilidad nunca antes vistas, investigadores del Ejército.

Las primeras aplicaciones para la robótica biohíbrida en las que el equipo espera centrarse son plataformas con bastantes similitudes a la plataforma de investigación Legged Locomotion and Movement Adaptation del Ejército, conocida como LLAMA, y el Legged Squad Support System del Cuerpo de Marines de EE. UU., O LS3. Dean y sus colaboradores también están considerando drones de alas batientes.

«Un obstáculo al que se enfrentan los robots terrestres en la actualidad son las dificultades de ajustarse o adaptarse en el acto a terrenos carentes de estabilidad», dijo Culver. «La actuación muscular, a pesar de que no es la única responsable, si que influye en la capacidad de los animales para moverse por este tipo de terrenos».

De manera similar, el batir de alas y la capacidad de los organismos voladores para adaptarse a modificaciones imprevistas durante el vuelo les da la capacidad de lanzarse aquí y allá incluso entre las ramas. En las operaciones multidominio, este tipo de agilidad y versatilidad supone que las áreas que de otro modo serían inaccesibles ahora sean viables, y esas opciones pueden ser críticas para el éxito de las fuerzas armadas estadounidenses «.

El equipo incluye colaboradores de la facultad de la Universidad de Duke, que dirigirán la investigación computacional, y la Universidad de Carolina del Norte, que administrará experimentos que validan las predicciones de los esfuerzos computacionales. Los investigadores del Ejército trabajarán en la mesomecánica teórica que se puede probar con los datos recopilados tanto de los esfuerzos computacionales como experimentales.

Su trabajo será complementado por un equipo independiente de la Universidad de Duke que trabaja en las características de rendimiento macroscópico de los músculos, tendones y ligamentos en criaturas saltarinas para su uso en robots.

«El tejido muscular es excelente para generar una cantidad determinada de energía mecánica en un momento concreto, Esta versatilidad no tiene competencia en la robótica actual», dijo.

Referencia:  el Laboratorio de Investigación del Ejército

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *