Facebook

La multa de $ 5 mil millones de Facebook fomenta las fechorías de los ejecutivos

Enviado el 06 de agosto de 2019

La multa de $ 5 mil millones a Facebook por parte de la Comisión Federal de Comercio (FTC) por abusos en serie a la privacidad parece que no ha sido suficiente. Después de que el mercado recibiera la noticia de que iba a ser multada, el valor de mercado de Facebook se disparó $ 10 mil millones, y el patrimonio neto del director ejecutivo (CEO) Mark Zuckerberg aumentó $ 1 mil millones. Los líderes de Facebook se regocijaron. ¿Por qué no hacerlo? Facebook no estuvo de acuerdo con las irregularidades y el precio de mercado subió. La FTC acusó a la empresa del delito porque «engañó a los usuarios» al decirles que podían controlar la privacidad de su información personal cuando la realidad ha sido bien distinta.

La realidad es que ste resultado no ha sido malo para Facebook, al contrario. Ahora pueden continuar con sus políticas basadas en la codicia, sin preocupaciones. Una multa de $ 5 mil millones no es una sanción significativa dado que supone el 23% de las ganancias del año pasado ($ 22 mil millones) y menos del 10% de los ingresos.

La multa de $ 5 mil millones de Facebook excusa a sus líderes

¿Quién o qué es Facebook? No camina, ni habla ni piensa; entonces, ¿Cómo cometió esta infracción? Sus altos ejecutivos, el CEO Mark Zuckerberg, la directora de operaciones (COO) Sheryl Sandberg y otros líderes fueron los que tomaron las decisiones sobre estos asuntos; por tanto ellos son los culpables. La ley debe responsabilizarlos a ellos, no al caparazón, el barco, la corporación inanimada, Facebook. Multar a la empresa y no a sus ejecutivos envía un mensaje terrible que los líderes explotan. Obtienen un pase libre cuando su codicia y otros actos son los responsables que conducen a este tipo de errores. Y siguen ganando hasta que se les detiene; entonces el «vehículo» es el encargado de pagar, como si usted fuera ebrio por la carretera y la policia le para y le pone una multa a su coche, mientras exonera al conductor, osea a usted.

La Corte Suprema hizo de las corporaciones personas

Multar a una empresa y disculpar a sus líderes es parte de un sistema averiado que necesita reparación urgente. Pero esa reparación no sucederá porque el fallo de la Corte Suprema de 2010 reafirmó a las empresas como personas. Y tiene su lógica. Es más fácil cobrar impuestos, demandar y multar a las empresas que a las personas, dado que a veces, es difícil probar quién cometió estos delitos. Entonces, significa que debemos trabajar de manera más inteligente y más ardua cuando la evidencia muestra la mala conducta generalizada de la empresa. La ley debe exigir responsabilidades al menos al director ejecutivo y al presidente de la junta.

La decisión de la Corte Suprema no evita sanciones para los ejecutivos. Pero, dado que es más fácil culpar a la empresa, los líderes asumen riesgos peligrosos y se benefician cuando esos riesgos incurren en delitos. 

Entonces, los líderes abusan de la privacidad de las personas, cometen fraude, cobran bonificaciones y los inversores pagan por las fechorías. Big Pharma es un excelente ejemplo de que el crimen paga. Pero su comportamiento hiere y, a veces, mata a la gente. Debe detenerse; Los fiscales deben demandar a no solo a la firma, sino también a sus líderes.

Las grandes farmacéuticas se salen con la suya

Las corporaciones no son humanos; ellos no deciden. Cuando «una empresa» daña a las personas con productos o servicios, la ley debe perseguir a una persona o personas. No es correcto cobrarle a la empresa cuando ésta no tomó ni una sola decisión. El presidente de la junta, el director ejecutivo y el director de operaciones deben rendir cuentas. 

Los fiscales no acusaron ni encarcelaron a un alto ejecutivo en Wall Street por los crímenes que causaron en la Gran Recesión. No me refiero a malas decisiones sino a prácticas corruptas. Los ejecutivos de Wall Street continuarán arruinando vidas y obteniendo enormes ganancias. ¡Eso está mal! ¿Cómo pueden las personas cometer delitos, cobrar grandes bonificaciones y seguir inpunes?

Pfizer, Wells Fargo, las firmas financieras anteriores a 2008 son un ejemplo de cómo las personas cometen delitos pero no pagan sanciones. Si la ley cobra a las firmas solo por las irregularidades, los líderes de las empresas tienen un incentivo natural para aceptar riesgos que incluso podrían acabar con la vida de las personas. Si bien los ejecutivos no diseñan productos para matar, conocen el enorme potencial de ganancias de los nuevos medicamentos «revolucionarios».

Las transgresiones de Pfizer

Pfizer pagó miles de millones por sus muchas fechorías, sin embargo, ningún ejecutivo fue encarcelado. Varias muertes relacionadas con las válvulas cardíacas de Pfizer generaron preocupación en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), pero eso no impidió que Pfizer siguiera distribuyendo estas válvulas. Fueron necesarias 300 muertes antes de que Pfizer detuviera la producción. Para entonces, miles de personas tenían implantes. Para 1994, Pfizer gastó alrededor de $ 200 millones para resolver demandas relacionadas.

Los pecados de Pfizer continuaron en la década de 2000. En 2009, acordó pagar un récord, nada menos que $ 2.3 mil millones para resolver la responsabilidad penal y civil por la promoción ilegal de ciertas drogas. Dos de sus subsidiarias se declararon culpables de un delito grave por etiquetar erróneamente a Bextra con la intención de defraudar o engañar. Las prácticas corruptas de Pfizer continuaron. En 2016 tuvo dos grandes escándalos. 

Primero, pagó $ 784 millones para liquidar los cargos de reembolso de Medicaid mal pagados. En segundo lugar, acordó pagar $ 486 millones para resolver una demanda colectiva de valores que engañó a los inversores sobre la seguridad de Celebrex y Bextra. En mayo de 2018, acordó pagar $ 23,85 millones por infringir la Ley de Reclamos Falsos al «pagar sobornos a los pacientes de Medicare …». Al fina por todo ello Pfizer ha tenido que pagar miles de millones en multas, pero sus ejecutivos escaparon de la cárcel en todos los casos.

Las grandes farmacéuticas multaron miles de millones pero nadie fue encarcelado

Los hechos muestran que la codicia y la falta de integridad impregnan la cultura de Pfizer y las grandes farmacéuticas. ¿Podemos confiar en Pfizer u otras compañías farmacéuticas? ¿Por qué la FDA les permite poner en riesgo al público con sus tácticas agresivas y coercitivas? ¿Sus actividades de cabildeo los protegen? 

Es una vergüenza que los crímenes de las grandes farmacéuticas lastimen a tanta gente mientras que los líderes y los políticos ganan. ¿Qué se necesita para que Pfizer y otros se comporten de un modo ético? Por desgracia el problema no es su afán de lucro, el sistema aprueba su comportamiento.  Apoyo a las empresas que obtienen beneficios, pero no mientras mientan, hagan trampa y destruyan vidas.

Wells Fargo multado con mil millones de dólares Nadie encarcelado

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) multó a Wells Fargo con mil millones de dólares en 2018 por «conducta [que] causó y es probable que cause daños sustanciales a los consumidores». Wells Fargo violó la ley y perjudicó a sus clientes. Cobró en exceso las extensiones de bloqueo de las tasas de interés de las hipotecas y ejecutó un programa de seguro obligatorio para aumentar los préstamos para automóviles de los clientes. 

El plan invadió toda la empresa, por lo que está claro que sus líderes lo sabían. ¿Lo aprobaron? ¿O lo ignoraron? De cualquier manera, una persona o personas deben pagar. La cuestión es que ninguna persona mayor lo hizo; no el CEO o miembro de la junta. Este abuso siguió al de principios de 2016 en el que la CFPB multó con $ 185 millones para resolver «la práctica ilegal generalizada de abrir en secreto cuentas de depósito y tarjetas de crédito no autorizadas». Una vez más, ninguna persona fue encarcelada ni multada, pero despidieron al personal de nivel inferior. Hoy, Wells Fargo busca reconstruir su marca.

Las empresas deben mantener la responsabilidad limitada pero hacer que los líderes rindan cuentas

Cuando tratamos a las empresas como personas, se producen graves efectos negativos. Primero, aviva la codicia innata de los líderes que es obvia por las acciones de las grandes farmacéuticas que lastiman al público. Infringen la ley confiando en que además ésta no los castigará ya que se embolsan considerables bonificaciones. 

En segundo lugar, impulsa a los cabilderos a sobornar a políticos deshonestos para bloquear las leyes necesarias para proteger al público. En tercer lugar, los fiscales de distrito no cobran a los directores ejecutivos cuyo «apoyo» podrían necesitar para reelegirlos; y como hay que multar a alguien, penalizan a sus empresas. El efecto paraguas es que las personas deciden, pero sus empresas pagan por sus decisiones conscientes que perjudican a las personas y al medio ambiente. Repito: no me refiero a malas elecciones, sino ilícitas.

La empresa es una entidad que ofrece servicios a los clientes. Mientras los empleados presentan estos servicios y bienes, asumen varios riesgos; eso es normal. Las empresas son la única entidad creadora de riqueza en la sociedad. Debemos alentar a las empresas a crecer y crear empleos. Pero deberíamos reconocer a las empresas como un vehículo generador de riqueza impulsado por personas. Las empresas no deberían recibir beneficios sociales, no pagar impuestos y pagar multas solo cuando lo hagan el director ejecutivo, los miembros de la junta u otros altos ejecutivos. La multa de la empresa debe enviar un mensaje a los propietarios para que eliminen el liderazgo y les devuelvan el bono ganado por actividades fraudulentas. Debemos sancionar a una persona o personas por los actos ilegales de la empresa. ¿Esta idea elimina la responsabilidad limitada de los inversores? No, ve personas en empresas que deciden y que deberían ir a la cárcel y pagar multas por sus delitos.

Propuestas para resolver los efectos negativos de tratar a las empresas como personas

Apoyo el papel limitado del estado en los negocios y la economía, pocas reglas pero aplicadas y los líderes responsables de sus actos ilícitos. El estado actual de las sociedades de responsabilidad limitada (LLC) es vital. Pero los líderes deciden, y la ley debe hacerlos responsables de sus delitos, no solo de sus empresas. Las empresas deben pagar multas por daños al medio ambiente y a las personas. Pero en todos los casos, una persona o personas de alto nivel en la empresa deben pagar en dinero y tiempo en la cárcel.

Después de estudiar varios delitos corporativos en los que solo la empresa pagó una multa, no sé por qué los líderes evitaron el tiempo en la cárcel. ¡Eso me desconcierta! La gente de esas empresas vio infracciones y los líderes despidieron a los denunciantes. Y, sin embargo, Pfizer, Big Pharma, Wells Fargo, los líderes de Facebook vieron cómo sus empresas fueron multadas y mantuvieron sus recompensas. Obtuvieron grandes bonificaciones por sus decisiones hasta que el gobierno los detuvo. A veces, como hizo Wells Fargo, los líderes culpan y despiden al personal de bajo nivel por los resultados dañinos.

La multa de $ 5 mil millones de Facebook es una llamada de atención. Debemos responsabilizar a las personas por los delitos cometidos por sus empresas. Aquí hay propuestas resumidas para hacer eso:

Siete pasos para solucionar el problema

  1. No rompa las grandes empresas de tecnología. Los políticos quieren dividir las grandes empresas tecnológicas y otras grandes. Esa es una mala idea porque no considera el problema real. Si dividimos estas empresas, multiplicaremos el problema. ¿Cuál es el problema? Juntas y ejecutivos que no rinden cuentas. Entonces, debemos hacer cumplir las leyes existentes. Debemos aplicar el principio de que cuando asignamos responsabilidad colectiva a una empresa, debemos poder castigar también al director general. El director ejecutivo obtiene recompensas masivas por ese trabajo, y debemos hacer que él y ella rindan cuentas por los crímenes de la empresa. Reciben el mérito del boom, por lo que es justo que acepten la culpa.
  2. No culpe a las empresas. Eso es absurdo; no tiene sentido multar a una empresa sola. El director ejecutivo, la junta y otros líderes senior de la empresa son los que cometen los errores. Multa a la empresa solo después de cobrar a una persona o personas. Y solo para sancionar a los accionistas, que deben destituir al director general y a otros, y recuperar los daños.
  3. Obligar a los ejecutivos a reembolsar las bonificaciones de las ventas de medicamentos para fines no aprobados por la FDA y otras ganancias ilícitas. Los líderes tendrían menos razones para impulsar las ventas de medicamentos de riesgo para obtener ganancias a corto plazo. Por lo tanto, los ejecutivos de Pfizer deberían reembolsar el bono obtenido de las enormes ganancias de Bextra, por ejemplo. Los líderes de Wells Fargo se beneficiaron de cuentas ilegales y otros delitos. Por lo tanto, también deben devolver sus bonificaciones.
  4. Deshazte de los impuestos corporativos y el bienestar corporativo. Las empresas no deben pagar impuestos sobre sus ganancias. Gravar a las personas a sus tasas marginales sobre los ingresos y los beneficios obtenidos de sus empresas. Entonces, los ingresos tributarios, los dividendos y las opciones sobre acciones ejercidas a la misma tasa impositiva. El principio aquí es gravar a las personas, no al vehículo generador de riqueza, la empresa.
  5. Impedir que los ex congresistas y mujeres y el personal de la Casa Blanca ejerzan presión directa o indirecta en un bufete de abogados durante diez años después de dejar el cargo. Encarcelar a las personas que infrinjan esta regla. Prohibirles que presenten y voten leyes que involucren a personas y empresas de las que tengan o puedan beneficiarse en efectivo o en especie.
  6. Prohibir la publicidad de productos farmacéuticos a menos que el titular muestre tres cosas:
    1. La FDA aprueba el medicamento para el propósito anunciado.
    2. Efectos secundarios con el mismo protagonismo que beneficios.
    3. Temas de actualidad vinculados a la droga. Entonces, para Bextra, el estado informó problemas.
  7. Pedir a los médicos que muestren en su recepción y consultorios su relación con las empresas farmacéuticas. Esta relación crea un conflicto de intereses que puede afectar a los medicamentos que dispensan los médicos. Lo ha hecho en el pasado. Entonces, eliminemos la tentación. Los pacientes deben saberlo.

Conclusiones

Es absurdo multar a una empresa por irregularidades y no cobrarle a una persona de la empresa. He sido parte de varias demandas colectivas de valores. Las empresas pagaron fuertes multas por mentir, pero el director ejecutivo, la junta y otros mantuvieron sus trabajos y la ley no los multaba ni los encarcelaba. ¡Eso no está bien! Alguien mintió, esa persona debe pagar. No es de extrañar que el público tenga una opinión equivocada de los negocios.

Hoy, mucha gente clama contra el capitalismo y demoniza los negocios, y es normal. Ven a ejecutivos corruptos salirse con la suya y sus empresas recompensanlos con mucho dinero. ¡Eso es injusto! Las pequeñas empresas son las principales generadoras de empleo en la economía. 

Y que el comportamiento de los pícaros codiciosos de Wall Street no refleja estas pequeñas empresas o la mayoría de ellas. Mucha gente cree que el gobierno es la respuesta, pero el gobierno es inepto, derrochador y parte del problema. Los políticos codiciosos y deshonestos protegen a los ejecutivos deshonestos mientras recaudan sustanciales fondos de campaña y sobornos.

Necesitamos deshacernos de las personas que cometen delitos en las empresas. Y necesitamos menos participación del gobierno en los negocios con una supervisión adecuada y una aplicación de la ley eficaz cuando los ejecutivos cometen delitos. Los negocios impulsan la economía. Crea empleos mientras que los gobiernos destruyen empleos con impuestos corporativos y reglas tontas.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *