5 razones por las odiamos tanto los lunes

Pregunte a diez personas cuál es el peor día de la semana y nueve responderán «Lunes». Varios estudios han demostrado que este día nos quejamos más y tenemos mas mal humor. ¿Por qué todos odiamos tanto los lunes? ¿Por qué el lunes por la mañana siempre se siente tan duro? Y quizás lo más importante, ¿Qué podemos hacer para que sean menos pesados?

Hay muchas razones psicológicas y físicas por las que solemos odiar tanto los lunes. Destacamos cinco de ellas.

Tu ritmo se ha interrumpido

La mayoría de la gente piensa que el fin de semana es para descansar y recargar energías, pero en realidad intentamos meter todo lo que podamos en un fin de semana. Nos vamos a dormir más tarde que durante la semana, comemos y bebemos demasiado y, a menudo, tenemos citas (en línea) con amigos y familiares que también nos supone gasto de energía.

Así que el fin de semana es en realidad más agotador y devorador de energía de lo que piensas al principio, explican los expertos a The Huffington Post . Agregue a eso el hecho de que usted se acuesta y se levanta a horas completamente diferentes, y no es de extrañar que estemos más molestos e impacientes los lunes por la mañana.

Sientes que tú estás al mando

Durante el fin de semana puedes entrar y salir donde quieras, sin que nadie que diga lo que puede o no puede hacer. Un gran contraste con el lunes, donde no solo la mayoría de la gente trabaja para un jefe, sino que la agenda de todos está determinada en gran medida por los correos electrónicos y las llamadas telefónicas entrantes.

Tu trabajo no te hace feliz

Otra razón común por la que las personas encuentran los lunes tan difíciles es porque no están contentas con su trabajo. Tal vez no sea lo suficientemente desafiante, cause demasiado estrés o tenga un jefe muy exigente. Esto es clave a la hora de odiar tanto los lunes.

No sabes lo que traerá la semana

Cada lunes se encuentra con toda la semana laboral completa frente a usted y no tiene idea de cuántos incendios tendrá apagar, qué tan ocupado estará y qué problemas se le presentarán. Esta incertidumbre, en combinación con (una de) las razones anteriores, puede hacer que comience el lunes con una sensación de inquietud.

Es normal odiar los lunes

En nuestra cultura es muy normal celebrar que es viernes y ver al lunes como una especie de enemigo. Esto no solo se enfatiza en películas y series, sino también en las conversaciones que tiene con sus colegas. Piénselo: el viernes siempre se trata de lo que hace el fin de semana y el lunes se trata de lo que hizo el fin de semana.

Algunas personas van incluso más alla y sienten que la vida solo comienza de nuevo cuando llega el fin de semana. Por tanto no es de extrañar que el lunes se sienta tan pesado.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Afortunadamente, también hay formas de hacer que el lunes se sienta menos estresante psicológicamente. Para ello prepararse mentalmente puede ayudar enormemente. Haga un plan para la semana y una lista de tareas desde el lunes hasta el domingo por la noche. También trate de acostarte a tiempo los domingos para evitar algún tipo de jet lag. Otra cosa que puede ayudar es comenzar temprano el lunes, antes de que lo haga el resto del mundo. De esta forma, tendrá tiempo de empezar tranquilamente antes de que la gente espere algo de usted.

¿Encuentra los lunes tan difíciles porque no está contento con su trabajo y realmente vive para el fin de semana? Luego, investigue si puede cambiar algo de su trabajo, o quizás debería buscar otro.

En cualquier caso, asegúrese de plantear cosas interesantes durante la semana, y si es el lunes, mejor. Una caminata larga durante el almuerzo, por ejemplo, una cena con un amigo, su comida favorita, etc. El domingo, debe ser el día para ver cómo puedes hacer que tu semana laboral sea lo más divertida posible.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *